Ya está en vigor la nueva ley 31/2015, por la que el Gobierno adopta nuevas medidas para fomentar el trabajo autónomo y el autoempleo. Se destaca la ampliación de la tarifa plana y la posibilidad de capitalizar el 100% de la prestación por desempleo para destinarla a la inversión. Con ello no hay límite de edad para solicitar en un solo pago el total de la prestación.

Desde el 10 de octubre ha entrado en vigor la Ley 31/2015. La nueva Ley pone en marcha nuevas medidas para impulsar el autoempleo, ya sea individual o colectivo, y para apoyar el trabajo autónomo y la Economía Social. El objetivo es armonizar en un solo texto las medidas e incentivos establecidos en favor de este colectivo, ampliando los ya existentes e implementando otros nuevos.

Tarifa Plana: Los nuevos autónomos podrán acogerse a una tarifa fija de 50 euros por contingencias comunes durante los seis primeros meses. Se incluye como contingencias comunes la incapacidad temporal, darse de alta por primera vez o darse de alta después de haber estado cinco años de baja.

Capitalización del paro: Si se pone en marcha un nuevo negocio, se puede solicitar el 100% de la capitalización de la prestación por desempleo en un solo pago. Se elimina así la barrera del límite de edad que antes existía. Entre otras novedades está la posibilidad de hacer compatible la prestación por desempleo con el alta en el Régimen Especial Trabajadores Autónomos –RETA- durante un máximo de 270 días a los mayores de 30 años -hasta ahora reservada únicamente a los menores de 30 años-. También se amplía el plazo, desde los 24 hasta los 60 meses para la reanudación de la prestación por desempleo una vez iniciada una actividad por cuenta propia a todos los trabajadores con derecho a prestación.

Así mismo, la Ley prevé la posibilidad de que los autónomos económicamente dependientes, que son aquellos que perciben al menos el 75% de sus ingresos de un único cliente o empresa, puedan contratar un trabajador por cuenta ajena por causas de conciliación familiar. Así mismo se amplía los incentivos para los familiares colaboradores, los cuales podrán beneficiarse de una bonificación en las cuotas de la Seguridad Social en RETA durante 24 meses.